Share This:

 

  • Algunas de ellas reducen la memoria RAM; otras son un nido de ‘malware’ que Google aún no ha detectado.
  • El registro de datos para venta a terceros también es una práctica habitual.
  • Otras veces su uso es contraproducente, ya que las aplicaciones con las que contamos realizan el mismo trabajo.

Chrome

Sin duda, las extensiones de Google Chrome permiten mejorar en gran medida la experiencia de usuario, con herramientas que van desde la descarga de vídeos hasta el bloqueo de seguridad. No obstante, siempre existe una cara B que muchas veces golpea a la memoria RAM o incluso a la seguridad del internauta.

Cuidar los complementos que se instalan es importante, pero también lo es tener en cuenta los que se desinstalan, ya que su ausencia cambia en gran medida la navegación.

Las primeras, cada vez más populares, son las extensiones de antivirus; los expertos señalan que suelen ser contraproducentes, ya que la mayoría contamos con un antivirus instalado en el ordenador que ya protege contra archivos maliciosos y páginas que intentan colar malware. Por ello, los plugins solo suponen una sobrecarga de recursos en el ordenador, y en ningún caso una ventaja.

La segunda recomendación tiene nombre propio: Hover Zoom. Aunque para muchos era una extensión aparentemente útil para obtener imágenes, sus problemas de seguridad son cada vez mayores, a pesar de lo cual todavía no ha sido retirada de la tienda de Chrome. Si ya cuentas con ella, después de eliminarla no estaría de más realizar un escaneo completo en busca de posibles virus.

Registro de tus datos para venta a terceros

En el caso de la tercera, la explicación es fácil: Autocopy registra todas las cosas que marcas para ahorrarte el ctrl+c. Su política deja claro que, tras ello, puede utilizar tus datos de forma anónima para venderlos a terceros y ajustar la publicidad de tu navegador acorde a tus características, una falla de protección que no deja de inquietar a más de uno.

Parecido es el caso de Shop Genius, que promete comparar precios de webs y, en realidad, tan solo sirve para ocupar espacio, con la pérdida de velocidad que eso supone, además de recopilar datos de sus usuarios.

Una de las más conocidas dentro del mundo de las extensiones es AdBlock Plus. En este caso, el consumo de recursos, en especial de memoria RAM, es una desventaja a tener en cuenta. Una solución para la navegación rápida es, por ejemplo, usar programas con bajo consumo de recursos, como Vivaldi.

La última, que el medio subraya como una de las más peligrosas, es Hola VPN. En este caso aconsejan su desinstalación inmediata. El porqué es claro: mientras la utilizas, tu ancho de banda está siendo vendido a un botnet gigante, lo que supone que redes de conexión se conectan de forma simultánea a tu servidor para tumbarlo. Lo único que prometen desde la web es que tu conexión no será utilizada para violar la ley; aun así, la venta de tu internet es razón más que suficiente para detener su uso.

Comments

comments